lunes, mayo 29, 2006

Calas



Este magnifico ramo de callas blancas me lo regalo mi madre hace algo más de una semana. Son de de Hendaia, donde tiene un verdadero jardín botánico. A mi personalmente la flor cortada no me gusta y tampoco las plantas de interior, me dan sensación de agobio. Pero cuando te regalan un ramo así, se me pasan todos los prejuicios bobos. Para que no se pusieran pochas antes de tiempo, utilice este truco nipón. De momento las flores aguantan perfectamente, como podeis ver.