jueves, abril 12, 2007

Comida inmortal

Una de las cosas buenas que tiene ser religioso, es que de una forma u otra, te garantizan que el día que pases a criar malvas tendrás alguna vida extra, como si fueras Mario Bros en una partida de la Gameboy. En algunas religiones te ofrecen una infinita estancia en el cielo o en el infierno, según gustos, con todo tipo de comodidades de las que no has disfrutado en vida, lo que hace que vayas teniendo ganas de palmarla casi desde que naces. En otras creencias la oferta pasa por una serie de reencarnaciones, que te pueden llevar desde la miserable experiencia de ser un mosquito con 24 horas de vida, a ser un rico comerciante de la antigua Persia o una mujer de mala vida de la bohemia Paris del siglo XIX.

Pues señoras y señores, me subo a este cajón para comunicarles que están todos equivocados, que ninguno de ustedes se va a salvar, por que están rezando al Dios equivocado. Arrepiéntanse y póstrense ante el único y verdadero Dios que les dará la inmortalidad: ¡
Ronald McDonald!

¿No me creen? ¿Necesitan pruebas? El Profeta Matt Malmgren tiene documentos que pueden abrirles los ojos a incrédulos como ustedes.

Libro del Apocalipsis 3 : 7-22

Un día de enero del año 1989 a. R.Mc. (antes de Ronald McDonald), un joven hombre compró dos hamburguesas en un establecimiento de McDonalds
. Se comió una de ellas y la segunda se la guardo en el bolsillo de su chaqueta. Pero se olvidó de la hamburguesa y guardó la chaqueta durante un año. Después de ese tiempo, el hombre encontró aquella chaqueta mientras miraba entre la ropa de su armario y para su sorpresa, en el bolsillo encontró algo… ¡la hamburguesa, exactamente en el mismo estado en el que la dejo!

El hombre contó a sus amigos el descubrimiento, pero ellos no le creyeron. Entonces decidió comenzar a guardar hamburguesas en su sótano, para demostrar a la humanidad su descubrimiento. Y pasaron 18 largos años… Hoy el hombre tiene la mayor colección de
Big Macs inmortales del mundo.

Así pues, pudo demostrar a la humanidad que las
hostias consagradas del todo poderoso Ronald McDonald, han alcanzando la salvación terrenal y que viven eternamente entre nosotros, sin desplazarse a planos paralelos de la realidad. El paraíso están aquí y ahora.
I’m lovin’ it
¡¡Aleluya!!
El Evangelio en video

Nota bene:
Número de cuenta bancaria para donativos.
5555 1234 99 1000110001
La Verdad no es gratis, amigos.

5 comentarios:

Doña Col dijo...

que mal rollo... acabo de venir de comer del buffalo grill y... ¿a que no sabes que he comido? ¡¡¡hamburguesa!!! Dios... a ver si se va a reproducir en mis intestinos o algo asi...

Defunkid dijo...

http://www.opensourcefood.com

el concepto del open source en las recetas, valga la redundancia

cada vez que le pegas fuego a un macdonalds aparece una preciosa aurora boreal

Roberto dijo...

Aleluya, aleluya que cada quien agarre la suya!, solo que yo no voy a hacer ningun donativo.

francisco migliore dijo...

increible....pero hay que apoyar el slowfood, volver a lo de antes, la comida bien preparada....cero chatarra

Cheap Viagra Online dijo...

hola, deliciosas hamburguesas...pasaría toda mi vida comiendo de estas delicias! saludos..