miércoles, marzo 05, 2008

Pollas en vinagre

El castellano es una lengua rica en expresiones, algunas te permiten expresarte con una chica fina y con estudios, pero tenemos otras explendidas que te llenan la boca (sin risas, por favor) con una gran carga sonora y que te facilitan decir las cosas mucho más claritas. “Cómo que me estoy vendiendo, ¡ni que pollas en vinagre!”. Sin duda, una frase que desahoga mucho más que otras mucho más delicadas e ilustradas, ¿o no?

El caso es que las pollas en vinagre son una realidad. Desde el punto de vista gastronómico, en Yecla (Murcia), una polla en vinagre es en realidad una sardinilla en aceite, acompañada de una guindilla, pero estas no van a ser el objeto de este texto. Hoy hablamos de penes encurtidos, la obra del artista Miguel Ezpania, que los ha fabricado (sí, aunque lo parezca no son colas de difunto), envasado y puesto a la venta. Aunque comerse una polla puede salir un poco caro, porque el bote cuesta 60€.

Puede que sea una mal hablada, pero no hay como tener cultura y conocer la procedencia de la expresión "Pollas en vinagre":
En la Roma Clásica, era frecuente conservar en vinagre los brotes frescos de espárragos y demás vegetales, considerándose bocado exquisito. Polla, del latín “pullas”: significaba pues, brotes verdes, cría (de ahí pimpollo, pollo pera, pollito...etc). La expresión 'pollas en vinagre' se usa pues como expresión irónica y dubitativa.

Más sobre las pollas en vinagre.

15 comentarios:

indi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Doña Col dijo...

jajaja
te deberían dar un asiento en la Real Academia de la Lengua...

Moraiminha dijo...

Dejando el nombre a un lado, tienen una pinta espectacular (me encantan las sardinas picantes). Y un capricho de vez en cuando, no viene mal.

cuatro especias dijo...

Garbancita:
!que fuerte!
La verdad, es que se las trae con el nombre.
Y seapués,las compras y ¿ a quien se las pones en la mesa?
Los "artístas" no tienen límites.
Creo que en este caso, no me atreveré a pedirlas.

cuatro especias dijo...

Perdón, era "depués", y no "seapués".

cuatro especias dijo...

Bueno, hoy no es mi día, me retiro a descansar. ERA: "después".
Vaya, que no tengo remedio.

Pilar dijo...

Si te digo la verdad, me dan un poquito de "grima" verlas ahí, tan tiesecillas en el frasco, todas igualitas, como esperando a que se abra la tapa y .....ZAS ! saltar y liberarse.
bueno, sinceramente muy curioso el asuntito de las pollas....

cuatro especias dijo...

garbancita
¿puedes ponerme un correo a la dirección siguiente?
cuatroespecias@gmail.com
Gracias

Cerezo Martinez dijo...

GENIAL

HOMERO dijo...

Definitivamente muy creativo el autor de tal ocurrencia. Tu post muy ilustrativo. Un beso. H.

Margarida dijo...

No tengo palabras... pero disfruto con tus hallazgos ;)

rosalisabel dijo...

Qué cosas se aprenden aquí!!!
Por eso te ofrezo mi premio
http://vianda.blogspot.com/2008/03/premio-blogger-del-dia.html

rosario dijo...

Uno presume de lo que carece

Señorita Puri dijo...

Hay que ver lo que ha dado de sí la historia de Lorena Bobbit

Begoña dijo...

Ayyyy, me ha dado un repelús que no veas!!!!!