domingo, mayo 25, 2008

Hamburguesas vegetales


Seguro que más de una vez os habéis encontrado en algún supermercado o herboristería con misterioso paquete de soja texturizada y no habéis sabido para que utilizarlo. Ese ha sido para mí una gran incognita hasta que, hace ya un tiempo, intercambiando correos con Verónica de Pulpa de tamarindo, me explicó como poder utilizarla.

La soja texturizada es un concentrado de proteína vegetal, que se obtiene a partir de, extraer el aceite y la piel de la soja, para después someterla a una serie de procesos de alta temperatura, presión, texturización y deshidratación. A partir de aquí podemos encontrarla en diferentes tamaños, desde casi molido a grandes trozos. En este caso he usado uno de grano medio, que para hacer hamburguesas da un resultado ideal.
Más información.

Una de las mejores virtudes de la soja texturizada es que absorbe muy fácilmente los sabores de los ingredientes con los que se cocina, así que resulta muy fácil imitar el sabor de una hamburguesa, simplemente usando los ingredientes y especias que pondríamos para adobar la carne. En este caso les he dado un toque árabe, usando la mezcla de especias ras el hanout.

Ingredientes [para 8 hamburguesas aprox.]:
1 taza de soja texturizada de grano medio
Agua para hidratarla
1 huevo
1/3 de calabacín
1 zanahoria
Ajo
Ras el hanout
Aceite de oliva virgen extra
Sal

Elaboración:
El primer paso es hidratar la soja texturizada poniéndola en un bol con unas 2 o 3 tazas de agua. Trascurrida media hora la soja habrá triplicado su volumen y ha estará lista para eliminar todo el exceso de agua. Deberá de tener el aspecto y textura de una carne picada, más o menos.

Mientras la soja se hidrata, troceamos la zanahoria y el calabacín en un finísimo
brunoise (primero en juliana y luego en sentido perpendicular en pequeños cuadraditos de unos 2 mm). Para que el plato nos quede lo más ligero posible, en vez de saltear la verdura, la vamos a cocer en una vaporera durante 10 min.

Una vez la soja esté lista, añadimos la zanahoria y el calabacín cocidos, el ajo picado muy fino, el huevo, una cucharada de ras-el-hanout y una pizca de sal. Amasamos con las manos para amalgamar bien todos los ingredientes y dejamos reposar una media hora.

Sólo por una cuestión de estética, a las hamburguesas les doy forma circular con un molde, para lo que pongo una hoja de papel vegetal y con ayuda del aro de emplatar voy haciendo las hamburguesas lo más compactas posible. En una sartén con un poco de aceite bien caliente, se fríen por los dos lados, teniéndolas el tiempo suficiente para que se hagan por dentro.

Las acompañe con un poco de
mermelada de cebolla y unos pimientos del piquillo confitados lentamente en aceite con ajos, una pizca de azúcar y otra de sal.

Por cierto, si pasáis por Gijón acercaros al Restaurante Ocle, el proyecto de restauración vegetariana en el que Verónica está inmersa ahora mismo, llevando a la práctica una cocina imaginativa, sabrosa y saludable. ¡Mucha suerte Vero!

8 comentarios:

Orges dijo...

Por Dios, ten cuidado. No ves que esas proteínas van en foma de polvo, y que ha habido que extraerlas y pierden así su condición de natural. Mira a ver no vayas a intoxicarte. Mejor llama primero a Santi Santamaría, famoso experto en seguridad alimentaria, y que te diga si estos polvos se pueden utilizar o no.

Garbancita ® dijo...

Santamaría madre de Dios, ruega por nosotros pecadores!

Myri de Quilmes dijo...

Muy buena receta. Hace tiempo había probado hamburguesas de soja y la verdad que tu receta me entusiasma para probar de hacerlas.
Gracias y saludos,
Myri
http://lacocinademyri.blogspot.com/

caramelo dijo...

hace años que utilizo proteina de soja, nada más porque me gusta y siempre la remojé en agua tibia para hidratarla y luego directo a la preparacion, hasta hace poco que en un artículo médico leí que además de hidratarla es recomendable someterla a coccion por lo menos por unos diez minutos antes de prepararla, para que de ese modo pueda ser bien digerida. He probado y cambia mucho la textura.

Garbancita ® dijo...

Vaya, nunca había oido ni lo del agua caliente, ni lo de la cocción.

Te haré caso y lo probaré ;)

Gracias por el consejo!

Besos

Anónimo dijo...

Hola! La verdad es que he encontrado este foro por casualidad cliqueando de un sitio para otro... hasta que he llegado aquí y me he quedado "patidifusa" con este blog... He cogido tantas ideas que hoy al llegar a casa voy a hacer un mejunge de todo y no se si va a salir la leche de bueno o si me denuncian a sanidad por experimentos radioactivos... :P

Bueno, a lo que iba, la soja texturizada, si la hidratas con caldo de verduras (o de pollo, si no eres vegetariana) le da muchísimo más sabor y a mi parecer queda mucho más buena... Yo también había oido lo de que se tiene que cocinar antes de comer, y a veces si que le doy un herbor, pero no 10 minutos, porque si no se queda como muy pastoso... para hacer puré, vamos... Bueno, supongo que es cuestión de gustos!

Garbancita ® dijo...

Bienvenida :D

Ya verás como triunfas con algunas de estas recetas o como mínimo, te diviertes haciéndolas.

Desde que me lo dijo Caramelo, cocino la soja y lo hago con agua caliente. Para hacer pimientos rellenos me ha quedado fantástico, pero para hacer bolognesa, por ejemplo, ni siquiera la hidrato, la pongo con el tomate triturado sin reducir y la dejo cocinar... Es un producto con el que todavía estoy investigando y con el que me gusta engañar a mis invitados, todos creen que comen carne!

Besos

Shere Sancho dijo...

Buenas! Dí con tu blog por casualidad, como se descubren las cosas buenas.
Yo soy vegana y me llamó mucho la atención, la visión omnívora de algo que para mí es un alimento básico, y con el que todo vegetariano empieza su "historia".

Te paso la direción de mi recomendación para hidratar la soja texturizada, claro, humilde recomendación de maruja junior. http://veganosalmeria.blogspot.com.es/2012/07/la-soja-texturizada-me-queda-insipida.html

Enhorabuena por tu trabajo, convertiré más de una de tus recetas. :P.