martes, mayo 27, 2008

Helado de guacamole con crujiente de tomate


Los helados siempre han sido un secreto enigmático para mí. A punto he estado más de una vez de comprar una máquina de hacer helados, pero siempre me he echado atrás porque los artilugios que podía permitirme realmente no hacían sino cremas sin mucha consistencia. Cuando descubrí el método de Astrid para hacer helados en 5 min. me dije, “eso ya es otra cosa: inversión mínima, resultado óptimo”.

Otro tema del que he hablado muchas veces, es que tengo escasa pasión por lo dulce y por eso mi elección a la hora de hacer un helado para la convocatoria de
HEMC, ha sido la de un helado salado. Partiendo de una receta clásica de guacamole, pensé en un corte de helado con unos barquillos elaborados a base de tomate crujiente.

Está receta está dedicada al equipo de
Urbit.es una nueva web de tendencias y estilo de vida urbano, que en los próximos días verá la luz. Un proyecto fresco y ambicioso que llevan a cabo un grupo de estudiantes del Periodismo de la Universidad de Navarra y para el que han tenido la amabilidad de invitarme a participar en su primer número. ¡Mucha suerte chicos!

Ingredientes:
2 aguacates
½ yogur griego
1 cucharada de comino molido
½ copos de guindilla seca
Sal
Tomate
½ taza de azúcar
½ taza de agua

Elaboración:
Pelar los aguacates, sacar la pulpa y triturarla con un tenedor. Añadir el comino en polvo, los copos de guindilla seca, el medio yogur y salar el conjunto. Se tritura con la batidora, hasta que quede una masa bien homogénea. Siguiendo el
método de La loca cocina para hacer un helado expres, se hace una crema helada.

Hacer un almíbar mezclando la misma cantidad de agua que de azúcar, poniéndolo en un cazo a calentar hasta que se disuelva completamente. Cortar el tomate en rodajas finas y darles un baño con el almíbar. En una lámina de silpat, silicona o una hoja de papel vegetal, se ponen el tomate y se introduce en el horno a una temperatura de 80ºC durante 2 o 3 horas, hasta que se quede completamente seco y crujiente.

Con ayuda de un molde haremos el corte de helado, colocando debajo una lámina crujiente de tomate, un disco de helado de guacamole y de nuevo una rueda de tomate. Esta es sólo un idea de presentación, posiblemente poco práctica, así que sugiero poner el helado en una copa de cocktail con el crujiente pulverizado y unos nachos como acompañamiento.

6 comentarios:

Margot dijo...

Se ve estupendo y muy original.
Me ha gustado mucho el crujiente de tomate.
Se puede aplicar a otras recetas.
El resultado un 10.
Besos.
Margot

Doña Col dijo...

osti tu!!!
unos días descolgada totalmente del mundo y te encuentro en plena fiebre bloggera... Vaya cantidad de post!

Rocío FB dijo...

Qué buenisimo!!
Una idea Sensacional, resultado 10. El crujiente de tomate haciéndo el sandwich de guacamole helado es fantástico... si me permites lo haré en casa, estoy deseando.
Besos!

LOCADEBARNA dijo...

muy bueno garbancita. El resultado genial. Yo tampoco soy muy de helados dulces (con la excepción del turron) y me decanto más por los de limón, queso y similares.
Yo quería haber hecho otro helado como aportación de miblgdepintxos como te conté de miso, pero se me ha pasado el plazo que era hasta el 25 y la última vez aunque lo publiqué más tarde no lo pusieron en el resumen. A ver si tu tienes más suerte!

cnd dijo...

Algo parecido vi en http://www.waitless.org/ (buscad Speedy sorbet) y lo tenia pendiente de hacer; lo del helado (con el tema graso) me convence mas, asi q este fin de semana llenare el congelador de cubiteras y a ver q me sale!!!

desaparecido dijo...

Gracias por la receta, sólo nos queda ponernos manos a la obra y probarlo...