domingo, junio 01, 2008

Santamaría, ¿vidente o evidente?

Mucho se ha especulado sobre la finalidad de la polémica de S.S.: ¿crear debate o vender libros? Ahora que tengo el libro entre las manos y he podido leer parte de su contenido, hay un párrafo que me tiene inquieta. O Santamaría cuenta con el don de la videncia o tenía muy claro cual era la mejor estrategia para vender su libro.

¿Por qué digo todo esto? En la página 138 del libro "La cocina al desnudo" (Ediciones Temas de hoy - ISBN: 9788484607144) , S.S. escribe una carta a Ferrán Adrià que comienza así:

Apreciado Ferrán:

Cuando salga publicado este libro, proliferarán los comentarios de los medios de comunicación, los profesionales y los aficionados sobre nuestras posiciones culinarias. Algunos leerán en mi ensayo gastronómico una posición activa a favor de la libertad de expresión e información. Otros debatirán si es o no una pequeña aportación al estudio de la gastronomía y la alimentación contemporáneas. Y unos cuantos, a los que no hace falta nombrar, desplegarán todas sus malas artes para desacreditar mis tesis tachándolas de chismorreos carentes de rigor. Se me acusará de estar resentido contigo, como ha ocurrido en alguna otra ocasión en la que me he manifestado en sentido contrario al de algunos de nuestros cocineros estrellas que se autodenominan vanguardistas.


La verdad es que, Santamaría había previsto con todo lujo de precisos detalles que es lo que estaría pasando en el momento de leer estas líneas, tan sólo unos días después de presentarse el libro, que por cierto ya se encuentra en su 5ª edición. Lo dicho, me resulta inquietante.

Por otro lado y con lo que ya he leído, en el libro se cuentan algunas verdades, unas discutibles y otras contundentes, que deberían de servir para plantear un debate constructivo. Entre esas verdades, están las medias mentiras y las informaciones alarmistas, de las que ya se ha discutido bastante, sobre los aditivos.

Por cierto, resulta que la tan polémica metilcelulosa, se utiliza como falso semen en el mundo del porno ¡Ole!

Os dejo que voy a seguir leyendo…

5 comentarios:

Maurici Serra dijo...

Mi opinión es que Santamaria tiene una personalidad difícil, y que lleva mal lo de estar detras de Ferran Adrià (otros mucho mejores que él, como Arzak, lo llevan estupendamente bien).

Seguro que hay parte de razón en algunas cosas que ha dicho, el problema es el como, el cuando y el donde. Lo ha dicho de mala manera, cuando publicaba su libro, y para demasiada gente. Esta es una discusión que se podría hacer en un foro de cocineros. No de una manera publica.

Seguro que Santamaria utiliza Sifones, o simples biberones en su cocina, algunos de los inventos del Genio Adrià.

Tenia entre mis objetivos para este año comer en Can Fabes, pero ya no lo voy a hacer. Espero que tenga el local sin llenar muchos dias.

Salu2

Garbancita ® dijo...

Te doy la razón en cuanto a las formas. Hay partes del libro que son totalmente demagógicas y por las que debería de caérsele la lengua a trozos.

Llevo mucho tiempo diciendo que los cocineros (sobre todo los mediáticos) tienen el deber moral para con la sociedad, de velar por una alimentación saludable y democrática, pero no de esta forma. Santi no busca ser un cocinero justiciero, busca que se hable de él.

Aún con todo, coincido con él cuando reprocha a Adrià el dar su nombre e imagen para unas patatas fritas. Eso un cocinero no se lo puede permitir. Más cuando luego el el propio Albert Adrià se le llena la boca para decir que en los supermercados sólo venden mierda, pues es mierda con la cara de tu hermano, guapete (Dialogos de Cocina 03/07).

Alguien tiene que enfrentarse al Estado que protege los intereses de las grandes empresas de alimentación, en perjuicio de los consumidores (Grasas Trans, por Dios!!). Pero que quien abandere esta causa sea un cocinero con criterio y altruismo (y a poder ser de aspecto saludable).

Can Fabes no esta en mi lista de deseos pendientes, la verdad. Hay mil sitios a los que me gustaaría ir antes... a emocionarme.

Saludos Maurici ;)

Anónimo dijo...

El Club Molt Distingit Cuiner, impulsor de la genuina y tradicional cocina valenciana y por lo tanto de la española, no queremos dejar de reconocer el altísimo servicio prestado a la emergente cocina española por esa generación de excelsos profesionales de los fogones. Por lo tanto pedimos muy sinceramente que desaparezca todo enfrentamiento entre la cocina tradicional o la moderna, sea tecnoemocional, sea del estilo que se quiera. Demandamos con urgencia, por el buen nombre de nuestra loada gastronomia, se disperse con prontitud el actual fuego cruzado entre los más acreditados fogones españoles.-
Juan B. Viñals Cebriá.-Presidente.

Lila Ortega dijo...

no lo soporto! no quiero comprar su libro para que no saque beneficios de ir descalificando el trabajo de los demás con tanta ligereza... Lo malo es que tengo curiosidad de leerlo, porque a pesar de su temperamento y esa personalidad antipática, es un profesional y ha hecho aportes muy valiosos a la gastronomía... Creo que lo más equitativo para darme gusto es piratearlo jajaja y no es porque eluda el debate, que siempre hace falta y más con el "divismo" ibérico...

Garbancita ® dijo...

Entiendo tu conflicto Lila, a mí también me dio cierta rabia comprarlo. Pero si quieres hablar con propiedad no te queda otro que leerlo. Por lo menos lo compré con un 10% Dto. por ser la Feria del libro.

Si te han cabreado los comentarios de Santamaría, el libro te va a poner atómica. Dice muchas cosas sensatas, pero en comparación dice tantas tonterías, que queda como cretino cum laude.

Saludos :)