lunes, diciembre 01, 2014

Piscifactoría tradicional de Tavascán - Pallars Sobirà

Piscifactoría tradicional de Tavascán
Bienvenidos a Truites de Tavascan Piscifactoria
Todos tenemos una idea más o menos clara de cómo es una granja. Desde las referencias más tradicionales, bucólicas y rurales, a las granjas intensivas de producción industrial, son muchas las fórmulas de cría de ganado conocidas por el consumidor. Pero, ¿sabemos exactamente cómo es una piscifactoría? Quizás algunos tengamos en la mente alguna imagen de esas grandes piscinas circulares donde se cría pescado a nivel industrial, pero en general, no es una información de dominio público. El caso es que, no todas las piscifactorías tienen ese duro aspecto de factoría, también existen antiguas piscifactorías de tipo tradicional que nada tienen que ver con la forma de explotación contemporánea. 
Piscifactoría tradicional de Tavascán
La idílica Noguera de Tavascan, uno de los múltiples afluentes de la Noguera Pallaresa, por el que trascurre la cristalina y gélida agua procedente del pirineo
Este es el caso de la Piscifacotoría de Tavascan, donde desde 1980 se están criando truchas en los artesanales estanques que recogen las cristalinas y frías aguas que transcurren desde el Pirineo a través de la Noguera de Tavascan. Un sistema que aprovecha el agua de excepcional calidad que recorre el valle, sin generar ningún tipo de impacto perjudicial en el entorno. No pude entrevistar a las truchas, pero dudo mucho que tengan amigas en otras piscifactorías que vivan mejor que ellas.
Las piscinas de Truites de Tavascan Piscifactoria 
Juli, el joven empresario que ha tomado el relevo de la empresa familiar, vive su oficio con verdadera entrega y pasión. Desde qué su padre, un cordobés muy echado para adelante, decidiera montar allí una piscifactoría, después descubrir este paraje en una excursión con la que posteriormente sería su mujer, el negocio ha dado un giro sustancioso.


Después de que la trucha cayera en desgracia como plato habitual de restaurante, el negocio vio una forma de supervivencia en la oferta de pesca de truchas en sus instalaciones por un precio simbólico. Una idea ingeniosa que permitía a sus clientes pescar las truchas que deseasen, además de llevárselas vivas previo pago de las mismas. 

Piscifactoría tradicional de Tavascán
Trucha arco iris

Parte de estas truchas se alimentan con pienso que tiene zanahoria, motivo por el que la carne de la trucha se pigmentará de naranja
Trucha fario

Está es una hembra a la que le queda pocos días para desovar. Hará una de las 7 puestas que da a lo largo de su vida una trucha. Si tenemos en cuenta que su época fértil comienza a los 3 años de vida, nos encontramos que uno de estos peces tiene una vida de más de 10 años
Piscifactoría tradicional de Tavascán
Huevas de trucha

Quizás o ha pasado alguna vez encontraros una hueva de trucha anormalmente dura, como si fuera de goma. Eso se debe a que en las piscifactorías industriales no valoran el punto exacto de desove de las truchas, y por eso algunas de las huevas no están totalmente maduras. 

En Truites Tavascan Piscifactoria Tavascan no sucede esto, ya que cada trucha desova en el momento ídeo del proceso de gestación
El angustioso giro de tuerca de la crisis económica hizo que ese servicio cada vez tuviese menos demanda, obligando a Juli a buscar una solución que garantizase la supervivencia de la Truites de Tavascan Piscifactoria. Proyectó una nueva forma de dar continuidad a la actividad volviendo al origen del negocio, la venta de trucha para restauración, con el claro objetivo de poner en valor la excepcional calidad de estas truchas. 


Por el camino, el inquieto Juli, ha ido encontrando fórmulas que le han permitido ampliar la gama de producto. Así es como sacó al mercado la trucha ahumada y las exquisitas huevas de trucha, uno de los productos más buscados y codiciados de la Piscifactoría de Tavascan por su limitada producción y excelente (por no decir increíble) relación calidad/precio. Ahora está en fase de producción de un interesante paté de trucha, estilo rillette de salmón, que tuve la oportunidad de probar.

Piscifactoría tradicional de Tavascán
¡La primera vez en mi vida que pesco algo!

Esta es una de las actividades que se pueden hacer en Truites de Tavascan Piscifactoria, si decidís hacer una visita. Puedes pescar tú mismo las truchas que después de pagar te puedes llevar a casa

Piscifactoría tradicional de Tavascán
Posando con mi imponente captura 

“Ningún animal ha muerto durante la realización de este reportaje”

Mi cara pidiendo el indulto de la trucha, mientras Juli Sillero le quita con cuidado el anzuelo, antes de devolver la trucha a su piscina
En sus piscinas se pueden encontrar dos tipos de trucha; la fario o trucha del país y la trucha arco iris, que a su vez se cría en su versión normal y asalmonada. En realidad, la trucha arco iris asalmonada, no es una variedad diferente de trucha, sino que se ha sometido a una alimentación diferente a base de zanahorias, cuyo betacaroteno hace que la carne de la trucha se pigmente de naranja (de hecho, a nosotros nos pasa lo mismo si comemos mucha zanahoria, nos ponemos anaranjados). Algunos pescados tienen su carne naranja de forma natural, ya que comen pequeños crustáceos de ese color, pigmentación que se acaba transfiriendo a la carne


La vida de una trucha, desde que se fecunda el huevo hasta que tiene un tamaño de ración, es de dos años. Durante ese tiempo, las truchas se alimentan con piensos naturales, y es ahora, al comenzar el frío, cuando casi dejan de comer, ya que su organismo se relentiza sustancialmente, llegando a tardar más de 8 horas en hacer la digestión. Una vez alcanzado el tamaño idóneo, se procede a realizar el sacrificio semanal (ajustado a la demanda real) mediante asfixia o electrocución. 


Además cuentan con piscinas especiales para las 1000 hembras ponedoras de trucha fario, y los correspondientes 200 sementales, que les permiten elaborar sus delicadas y deliciosas huevas de trucha. A diferencia del esturión, que es sacrificado después de que desove, la trucha puede vivir más de 7 años, haciendo una puesta anual de huevos. Me quedo la pena de no poder ver a las truchas desovar, pero este proceso se hace únicamente cuando la hembra está en el momento idóneo, algo que requiere estar observándoles a diario y admitir cierta sumisión en el proceso. 

Piscifactoría tradicional de Tavascán
Pues sí amigos, las truchas también se disecan. 

Este ejemplar de trucha fario, fácilmente identificable por los puntos rojos que le recorren el lomo, es un encargo de un particular. El caso es que no termino de verlo como parte del interiorismo de mi casa... 
Un negocio muy duro que pretende salir adelante con la ilusión de que se reconozca una metodología de trabajo coherente y respetuoso con el entorno, y que da como resultado un producto de una calidad realmente excepcional. Estoy segura de que, antes o después, Juli encontrará la forma de que sus truchas puedan viajar más allá del Pallars Sobirà, para su propio beneficio, pero sobre todo, para nosotros que podremos probar sus productos.

En el vídeo podéis ver la cómo es la Piscifactoría de Tavascan y cómo viven sus truchas.

Piscifactoría de Tavascan
Tavascan - Pallars Sobirà (Lleida)
973 623 047 / 675 906 518