miércoles, enero 14, 2015

KGB [Kisko García Bar] – Málaga

Me gustaría no tener que usar palabros en inglés, sobre todo cuando tenemos la versión en castellano para casi todos los términos, pero en lo que se refiere a marketing (y no es este palabro en cuestión del que voy a tratar), es apropiado usar terminología lo más académica posible.

El caso es que, para hablaros del Restaurante KGB Málaga, os quería hablar antes del “storytelling”, que no es sino una forma muy cool (mierda, esto se me va a ir de las manos) de describir la narración de historias. En realidad, no se trata de nada nuevo, la humanidad lo lleva haciendo desde siempre. Desde el arte rupestre de las cuevas de Altamira, hasta una página web, pasando por todo aquello que se pueda transcribir, tallar, esculpir, pintar, imprimir, grabar o filmar (esto también va a venir del inglés, qué follón…), hemos venido usando diferentes medios y soportes para contar historias.

Estas historias nos sirven para captar la atención del público, transmitir el mensaje de forma más efectiva, y que éste sea recordado y retransmitido con facilidad. Bien sea un cuento infantil, una narración bíblica o un cuadro, una buena historia se predispone a ser archiva en nuestra mente con mucha más fuerza.

Algunos de estos relatos, nos cuentan la historia de un restaurante o de un plato (¿quién no sabe la entrañable historia de las despistadas hermanas Tatin y su tarta de manzana?), pero ¿qué hacer cuando no tienes una historia chula para hacerte el interesante? Pues te la inventas.

Ese ingenioso recurso es el que ha utilizado el equipo de KGB con Kisko Garcia a la cabeza. Sumando la palabra Bar a su nombre, y tomando las iniciales, resultó que encontraron el inquietante nombre de policía secreta soviética. A partir de ahí, la historia fue tomando forma por si sola.
El reloj de agente secreto que se transforma en un abrebotellas
Un peligroso espía internacional, del que se tienen muy pocas imágenes (y que sospechosamente resulta ser una mezcla física de Kisko Garcia Restaurante Choco y su padre), está en busca y captura por parte todas las agencias gubernamentales del planeta por el robo indiscriminado de recetas. En su huida, e intentando poner a salvo el material robado, hace llegar a Kisko estas recetas con la idea de que sirva en Málaga alta gastronomía internacional a precios asequibles. Lo genial de todo esto, es oír cómo Kisko cuenta esta historia, como verídica, a un perfecto desconocido, dejándolo totalmente (o casi) convencido de que el origen de su restaurante es turbio y delictivo.

El espionaje también ha inspirado el interiorismo del local, y además de un magnetófono antiguo, se pueden ver bocetos de las armas que usa para sus fechorías nuestro pérfido agente secreto: la pistola / batidora, el reloj / abrebotellas o la cerveza /cámara secreta. 
Botella de Cerveza Victoria Málaga, que se convierte en cámara de fotos ultra secreta
Si quieres puedes disfrutar de los platos de KGB sin más complicación, pero la invitación a formar parte de la historia del restaurante y que puedas sentirte cómplice de este entrañable villano gastronómico, es un interesante valor añadido. Un ejemplo, el texto que se escribí semanas antes de su inauguración, siguiendo con el storytelling de KGB: http://bit.ly/KGB_KiskoGarciaBar 

A nivelgastronómico, hay que poner de relevancia que elaboran íntegramente todos los platos, por lo que es una cocina viva donde se hornean panes, se reducen salsas y se trabaja materia prima de calidad, algo que sorprende cuando ves los precios de la carta, muy asequibles. Sabores contundentes y sabrosos de platos venidos de diferentes lugares del mundo, que en ocasiones se hibridan con cocina local con elegancia y criterio. 

Si pasas por Málaga, no dejes de darte el capricho de probar sus propuestas, lo vas a disfrutar de verdad ;)

Nem vietnamita de pringá
Pringá de puchero; pollo, ternera y codillo. Pipirrana de pimiento rojo y verde, cebolla y tomate con albahaca, cilantro y hierbabuena Envuelto en hoja de lechuga trocadero y papel de arroz. Acompañado de salsa de soja, lima y sésamo
Tataki de tiburón
Tataki de cría de majarro (cazón) soasado al fuego con ponzu, chile fresco, wakame, col, espagueti de mar, jengibre, soja y calamar en adobo
Tiradito de pez mantequilla 
Con leche de tigre con mayonesa para conseguir algo similar a un gazpachuelo, huevas de pez volador (tobiko) y kimchee
 
Caballa a la llama 
Caballa quemada con soplete y laqueada con soja y limón. Acompañado con hueva de trucha, albahaca, cilantro y hierbabuena
Flamenquín ibérico
Relleno de tortilla de patata, bacon, pimiento verde y mayonesa de ajos asados
Cangrejo de concha fina
Cangrejo tierno (cuando está mudando el caparazón) tratado como un boquerón al limón, en tempura de harina de trisol, con salsa de kimchee y mayonesa
Tortilla al vodka 
Tortilla de patata al momento con salsa de pollo al limón, rematada con vodka
Mollete de lechón al curry
Pan tradicional malagueño con lechón cocinado a baja temperatura con su piel crujiente, y salsa curry
Pekín express 
Pan chino al vapor acabado a la plancha, relleno de secreto ibérico, huevito de codorniz y salsa hoisin
Cochinilla pibil 
Tortillas harina de trigo con carne magra de cerdo guisada lentamente con achiote, naranja agria, lima y cebolla morada
Pastel Califal
Soufflé de almendra y helado de turrón

KGB [Kisko García Bar]
Calle Fresca, 12
Málaga
952 22 68 51