viernes, marzo 23, 2007

Pate de champiñones


Desde hace unas semanas estoy recibiendo algunas nociones de cocina macrobiótica. Una ciencia que me tiene fascinada, ya que asegura que la forma de combatir cualquier enfermedad es partir de la alimentación, que nutre cuerpo y mente. Es tan compleja como eficaz y en principio se basa en la clasificación de los alimentos en dos categorías, Ying y Yang, y sobre el equilibrio que debe haber entre ambos. Además da importancia a la energía de los alimentos y como mantenerla, ya que esta se pierde al cocinar con vitrocerámica, con microondas, congelando la comida o preparándola con mucha antelación.

Esta receta de paté de champiñones podría formar parte de una dieta macrobiótica. En ese caso hay que evitar el acompañamiento de la mermelada de cebolla y del crujiente de zanahoria.


Ingredientes


250 gr. de champiñones
2 cebollas
3 cucharadas de semillas de sésamo
1 cucharada de mugi miso (soja y cebada)
Sal, aceite y hierbas aromáticas

Elaboración

Tostar las semillas de sésamo, triturarlas en un mortero y reservar. Se pica la cebolla finamente y se saltea en un poco de aceite, después de añadir una pizca de sal. Una vez que la cebolla esté transparente, se añaden los champiñones delicadamente laminados. Remover todo el conjunto y añadir la cucharada de mugi miso. En caso de no disponer de este ingrediente, se puede sustituir por un buen chorro de salsa de soja. En ese momento se pueden añadir alguna hierba aromática, en este caso se le puso una rama de romero. Tapar y cocer a fuego lento durante 30 min. o hasta que haya evaporado todo su jugo. Retirar del fuego, añadir el sésamo y triturar, hasta que tenga una textura cremosa. Dejar enfriar antes de servir.

En este caso se ha acompañado con un poco de mermelada de cebolla y un crujiente de hilos de zanahoria. Para el crujiente, se corta la zanahoria primero en láminas con un pelaverduras y después en una juliana lo más fina posible. Se saltea en aceite y se añade sal. Cuando haya perdido su consistencia rígida, se hacen unos ovillos y se mete al horno durante 30-45 min. a una temperatura de 80 o 100 grados, hasta que este crujiente.

2 comentarios:

Doña Col dijo...

A mi lo de la cocina macrobiotica ni fu, ni fa... ahora lo de los champis... ñam, ñam... Tengo que probarlo.

Roberto dijo...

Ya he notado que a ti te gusta lo referente a la comida asiática y con el miso lo vuelvo a comprobar, aunque este pate no se ve nada mal, pues es nutritivo al estar hecho con miso. Buena receta, muy buena para quien se cuida de lo que come.