martes, noviembre 27, 2007

Muji

Me encanta ir de compras a la tienda de la firma japonesa Muji. Un local luminoso y bien organizado, donde puedes encontrar productos de diseño de buena calidad y precio competitivo. Al fin y al cabo esa es la filosofía de esta tienda, productos diseñados por grandes creadores que no firman sus obras, vendiéndose de forma anónima, por un importe razonable . Esta ideología se plasma incluso en el nombre, Muji que viene de las palabras japonesas Mujirushi Ryohin, que significan “no etiqueta, productos de calidad”. En Barcelona tienen dos tiendas, en las que se puede encontrar artículos de cocina, baño, papelería, complementos, ropa, decoración...
No soy partidaria de los adornos navideños, pero cuando vi ese reno tan chulo en plástico rojo transparente, me cautivo totalmente y ya está en mi casa, dando la bienvenida a la Navidad.
En la última visita me lleve una preciosa caja de bento y su correspondiente estuche de palillos, también en blanco. Y algo que me sorprendió de veras, unas semillas, con recipiente para plantarlas, de shiso. Esta plata la pude probar fresca hace unos años, en un curso de sushis impartido por una chica japonesa, que recién llegada del país del sol naciente, había traído varias hojas de esta planta. El resto de veces que la he probado, estaba en conserva, en una especie de salmuera. El shiso es conocido en Asia por su efecto contra de las intoxicaciones alimentarías, ya que tiene características que hacen que se mejore la actividad intestinal, por ese motivo el pescado crudo suele acompañase con hojas de esta planta. Por el envase, he podido descubrir que el shiso, también es conocido como “albahaca japonesa”, pero su nombre científico es perilla nankinensis. Por cierto, podéis encontrar semillas de fresas en el mismo formato.
Hojas de shiso

2 comentarios:

Doña Col dijo...

Mira, alguna "shiesa" y "shieso" si que conocía, pero no había oído hablar del shiso

lucce dijo...

Conocí estas tiendas el año pasado en mi visita a BCN y a mí también me sorprendieron; un diseño muy cuidado y, como muy bien apuntas, un precio magnífico.

Yo me traje pa' Barakaldo una ensaladrea y unas servilletas preciosas pero estuve a punto de adquirir algo más.

Un saludo!!