martes, junio 10, 2008

Orzo risottizado


Vaya papelón cuando el otro día invito a una amiga a casa a cenar y al ir a preparar un risotto negro, veo que ¡no tengo arroz! Un drama grecorromano en toda regla. Tenía todos los ingredientes menos el principal, pero no me acochine. Buscando en mi desmesurada despensa, encontré un paquete de pasta orzo y pensé que podía sacarme del apuro. Todo un acierto, por lo menos daba el pego perfectamente.

El orzo es una pasta seca que visualmente es casi idéntica al arroz. Parece ser que, como casi todas las pastas su origen es italiano (de hecho orzo significa cebada en italiano) pero su uso está muy extendido en la cocina marroquí, griega y turca. De hecho el primer paquete que compre era de una marca italiana, pero el que compro ahora es marroquí. Lo podéis encontrar fácilmente en la sección de comida internacional de Eroski (incluso en los Center). A los almerienses les recordara mucho a los gurullos (de origen árabe), una receta típica de la zona que se cocina conejo.

El orzo nunca dará el mismo resultado en una receta que el arroz, ya que no suelta tanto almidón. Aunque siempre puede cocinar como en casa de
Iban, con chorizo y tomate. Y por supuesto, por su tamaño, es ideal para usar en sopas. En esta receta lo he usado para hacer un risotto de setas y como la pasta se hace tan sólo en 7 minutos, se podría decir que es un risotto exprés.
Ingredientes [dos raciones]:
250 gr de orzo
1 bote de setas surtidas
1 cebolla roja
Caldo de jamón
½ vaso de vermú blanco
Parmesano rallado
Aceite de oliva virgen extra
Sal

Elaboración:
Picar la cebolla finita en brunoise y freírla en 3 o 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra con un pellizco de sal. Cuando este pochada y comience a soltar sus azucares poniéndose dorada, añadiremos las setas y las saltearemos unos minutos. Incorporamos entonces el orzo y dejamos que se integre con los ingredientes, removiendo durante un par de minutos.

Añadimos el vermú removiendo bien y a partir de este punto, vamos añadiendo caldo de jamón poco a poco, sin dejar que la pasta se quede seca y removiendo constantemente. Probamos el punto de sal y rectificamos. Como he dicho esta pasta se cocina en 7 minutos. Pasado ese tiempo añadimos un poquito más de caldo y el parmesano rallado, removemos bien toda la mezcla, apagamos el fuego y dejamos reposar unos minutos antes de servir.

6 comentarios:

Pachi dijo...

No podra sustituir al arroz, pero tiene una pintaza...Yum!!!!!

Doña Col dijo...

jopetines niña!!! vaya pinta que tiene...
Un no he probado el orzo pero le tenía unas ganas locas... Creo que probaré a hacerlo cuando se abastezcan de nuevo los supermercados!

Ibán dijo...

Hombre, eso de que casi todas las pastas tienen origen italiano...mmm... ;)
Pojemplo, en Almería están los gurullos, que son el pariente fresco del orzo, y que son de origen árabe, en los comentarios de mi entrada sobre el orzo hay una referencia a un antiguo recetario árabe que es muy esclarecedora. Precisamente lo más "riquito" de esta pasta es la textura, que parece que es lo que el azar te ha llevado a exprimir en tu receta, ¿no? qué bueno y qué rico!! (por alá)

Garbancita ® dijo...

Ibanhoe ;) la poca documentación que he encontrado sobre el orzo, me indicaba esa referencia. Pero voy a actualizar lo que he dicho sobre los gurullos, indicando que es de origen árabe.

De todas formas, a parte de las sémolas ¿qué otras pastas son de procedencia árabe? Vamos, tengo recetarios de cocina marroquí que usan macarrones, pero siempre he pensado que era una integración de la cocina italiana, simplemente por proximidad.

Gran profeta Iban, iluminanos con tu sapiencia ;)

:*

cristina dijo...

Hola a todos

Soy y vivo en Almería y los gurullos que por aqui se comen no tienen esas terminaciones en puntas son más rectos y además tienen como una leve curvatura.

Es la primera vez que veo un orzo, pero tiene muy buena pinta.

Ivana dijo...

Jo! que pinta!! Supongo que a tu amiga le encantó??