lunes, octubre 27, 2008

I Encuentro con el Vino y los Sentidos


En los últimos meses el Consejo Regulador D.O. Vinos de Navarra, ha venido desarrollando una serie de interesantes actividades lúdicas, cuyo fin ha sido acercar los vinos jóvenes navarros al público más joven. Aprender a disfrutar del vino de nuestra Comunidad, darle el contexto adecuado y cultivarse en el maridaje gastronómico, son algunos de los objetivos que se pretendía conseguir.

Enrique Martínez, Jefe de cocina del Restaurante Baluarte e ideólogo de algunas de estas originales iniciativas, organizó a finales de junio “La noche de los jóvenes navarros”, donde los vinos se aliaban con la gastronomía de vanguardia a través de una degustación de pintxos. Los vinos jóvenes de Navarra fueron la estrella de la noche reinventados como cócteles o combinados con suculentos bocados, y salpicados de música, performances, animaciones y sorteo de regalos.
El pasado 25 de septiembre se realizó el I Encuentro con el Vino y los Sentidos, donde los cien participantes al evento, pusieron a prueba sus cinco sentidos en una cata de vinos muy especial, dirigida por el reconocido periodista, vinólogo y vinógrafo* Alfredo Peris.

* Vinólogo y vinógrafo; dos términos que, de alguna manera, sirven para definir a los que sin hacer ni vender vino, viven de él.
La encargada de presentar el acto fue Pilar Gª Granero, Presidenta del Consejo Regulador, que aprovecho para presentar en sociedad el nuevo logo de la entidad, un sinuoso chorro de vino con forma de letra N, de Navarra. A continuación, Alfredo Peris ofreció una introducción a la cata divertida y desenfadada, pensada especialmente para que los más jóvenes puedan adentrarse fácilmente en el mundo de la cata. Se destacó la importancia de los sentidos al degustar un vino y como cuando privamos a un sentido de estímulos, otros se acentúan. Se nos propuso que al catar un vino mientras escuchábamos la música, cerrásemos los ojos para amplificar los sentidos de oído, el gusto, el tacto (del paladar) y el olfato.
Posteriormente se propuso un concurso, en el que los participantes eran agrupados por doce equipos, cada uno de ellos con el nombre de diferentes tipos de uva: tempranillo, garnacha, cabernet sauvignon... El juego consistió en una cata a ciegas de cuatro vinos; blanco, dulce, rosado y tinto, sobre los que luego había que rellenar un cuestionario. El equipo debía llegar a un consenso sobre las respuestas, de forma que los miembros del equipo con más aciertos ganaba una caja de vinos D.O. de Navarra.

El maridaje entre vinos, música y gastronomía fue la siguiente actividad, toda una novedad, ya que nunca antes se había hecho algo de estas características en la Comunidad Foral. Cada participante debía asociar el tema que estaba escuchando con alguno de los cuatro vinos antes mencionados, valorando cuales eran las sensaciones que los sentidos en conjunto le provocaban. Simultáneamente se sirvieron cuatro diferentes pintxos, que acompañaban cada uno de los temas.

Con el tema de estilo Electronic Indian Pop, probamos un Aspic de perdiz escabechada, con aceite de trufa, crujiente de cebolla y manzana.

A ritmo de New Age-Rock, los participantes degustamos unas Esferas crujientes de clorofila y queso de cabra.

Para acompañar el género Jazz&Hip-Hop&Soul, Enrique Martínez elaboró unas Brochetas de pluma ibérica con
sal líquida de brasas, servidas con un original Pan de vino tinto.

Por último y con notas de Jazz&Swing, un Gazpacho de frutas rojas con espuma de coco, migas de chocolate y gominola de frambuesa, a modo de postre, sirvió para cerrar la cata-degustación.

Aunque Alfredo Peris propuso unas asociaciones de música y vinos, según su experiencia y ciertos códigos sensitivos, al final la opinión personal de cada uno era lo que contaba, ya que las sensaciones percibidas, junto al bagaje sensorial propio, hace que nos inclinemos por diferentes opciones.
Cada uno de los asistentes recibió una Guía de los vinos D.O. de Navarra y entre todos los asistentes se sortearon varias cenas en el Restaurante Baluarte. En definitiva la actividad fue todo un éxito. Los más de cien participantes disfrutaron y aprendieron, aunque quizás más de uno debería reflexionar sobre que tipo de relación quiere tener con el vino (o con las bebidas alcohólicas en general), ¿Beber para deleitarse o para emborracharse?

La siguiente convocatoria será el próximo jueves día 27 de noviembre y en esta ocasión los asistentes participaran en un Trivial enológico y en el juego de La Oca. Además habrá un maridaje de vinos jóvenes de Navarra con mini hamburguesas, alitas de pollo, chapapizzas, wraps y otros bocados de estilo juvenil. Las entradas son limitadas y costarán 12€ aproximadamente. Estarán a la venta la semana previa en
El Café Baluarte, La Vinoteca y en Vinoteca Murillo.

3 comentarios:

Carlos Dube dijo...

Interesante iniciativa, interesante mezcolanza entre musica y cocina, e interesante menú degustación. La verdad es que tuvo que estar muy bien. Un saludo.

El Capitán. dijo...

Buuaaass que envidia, que buena pinta.
Me mandaron unas invitaciones, pero al final no pude ir. (cada día vivo más liado)
Lo que veo por las fotos es que hay algunos que son la salsa de todos los guisos.
Aqui tienes la prueba: Vinatero y cocinillas de nivel.
Salu2

Garbancita ® dijo...

Jolín con Javier C.

Su omnipresencia es asombrosa. A partir de ahora lo buscaré en todos los eventos que vaya. Será mi "buscar a Wally" particular.

Espero verte en la próxima Capitan ;)

La verdad, Carlos, es que disfrutar de vez en cuando de iniciativas como esta, es todo lujo que hay que saber apreciar.

Saludos :)