martes, noviembre 25, 2008

Lentejas rojas con papadum

A pesar de ser una apasionada de la gastronomía y de la cocina, siempre he tenido un estigma con las verduras y las legumbres. Y por lo que veo, no soy la única. El otro día en el blog Secocina.com, observé como algunos gastrobloggers hacían terapia de grupo, contándose lo mucho que aborrecían los platos de verdura y legumbre cuando eran niños. Historias con un final feliz, donde todos han acabado por descubrir las virtudes de esos ingredientes.

A día de hoy adoro las verduras, las como a diario y me dan muchísimo juego a la hora de crear platos. Pero las legumbres siguen siendo la bestia negra de mi cocina. No me seducen demasiado y además se me hace un tanto incomodo tener que estar pensando de antemano que las tengo que dejar en remojo. Pero siempre hay un roto para un descosido, y desde que descubrí las lentejas rojas estoy encantada de la vida. No es necesario dejarlas en agua de un día para otro y en menos de 30 minutos están listas. La forma ideal de prepararlas es con pasta de curry rojo y un poquito de jengibre. No suelo ponerle nada más, aunque alguna vez las he cocinado con bacon y el plato ha quedado mucho más sustancioso.


El complemento ideal son unas obleas de papadum. Se trata de un pan plano de origen indio elaborado a base de lentejas, garbanzos o arroz, aromatizado con comino y asafétida. Se puede freír en aceite, tostar sobre una llama o cocinarse en el microondas y después de cualquiera de esos procesos, el papadum queda crujiente y ligero. Estos papadum en formato mini, ideales para presentaciones en cucharas o vasitos, los encontré en la tienda de productos asiáticos Extremo Oriente (C/ Balmes 6, Barcelona), pero en tiendas indias se puede adquirir el de tamaño normal.
Ingredientes
250 gr. de lentejas rojas
250 ml. de caldo vegetal
1 cebolla
1 chalota
2 dientes de ajo
1 cucharada de pasta de curry rojo
1 trozo pequeño de raíz de jengibre fresca
Obleas de
papadum
Aceite de oliva extra virgen
Sal

Elaboración
En una cazuela calentar un buen chorro de aceite de oliva, en el que freiremos los dos dientes de ajo picados. Cuando estén ligeramente dorados, añadimos la cebolla y la chalota troceadas muy finas, le añadimos una pizca generosa de sal y dejamos que se vaya pochando lentamente. Cuando comience a dorarse, añadiremos la pasta de curry rojo y el jengibre recién rallado. Removemos para que se fría un poco el conjunto y añadimos las lentejas.

Las sofreímos ligeramente y vamos añadiendo caldo vegetal bien caliente, hasta que cubra por completo las lentejas. Cuando veamos que las lentejas van necesitando más caldo, se lo vamos añadiendo, hasta que transcurridos unos 20-30 minutos, ya no admitirán más líquido y estarán cocinadas. Probamos y rectificamos el punto de sal si fuese necesario.

Los papadum se pueden preparar de varias formas: fritos en aceite, tostados directamente sobre la llama del fuego o bien en el microondas durante unos segundos. Esta última suele resultarme la mejor opción, y con estos mini-papadum sólo son necesarios 15 sg. y ya están listos para comer.

15 comentarios:

Carlos Dube dijo...

Estoy seguro que me habré perdido referencias (tuyas) personales que hayas puntualizado en todo este tiempo,

y espero que no me repita....
pero si no es mucha intromisión,
sabiendo que la legumbre no es santo de tu devoción,
me llama poderosamente la atención,
lo de por qué te llamas Garbancita.

Los papadums son alucinantes, nosotros en cambio los hacemos en aceite humeante. Un saludo.

Spoom dijo...

Hola Garbancita. ¡Me encanta lo de la "terapia de grupo"! jaja...
Nunca he probado las lentejas rojas, me animaré con tu receta.
Pero te comento que las normales no las remojo tampoco y quedan fenomenal aunque tardan más.
También me han dicho que en la olla salen buenísimas en 10 minutos. A mí no me terminan de quedar bien, pero ahí queda el dato. Supongo que será cosa de practicar.
Un abrazo

Garbancita ® dijo...

Pues lo de Garbancita nada que ver con mi afición a los garbanzos (la legumbre con la que peor me llevo), sino que viene porque soy una minigirl pocket, vamos una canija. Además detrás de ese nombre hay cierto marketing, ya que muchos cocineros y personajes del mundo de la gastronómico me conocen y me recuerdan mejor con ese nombre, que con el mío propio.

Spoom, tengo que probar a cocinar las legumbres con la olla express, porqué de momento sólo la uso para algunas verduras a las que le tengo cogido el punto.

Sobre la terapia de grupo espontánea que se creo en tu post, la he visto muy positiva. Compartir miserias y triunfos gastronómicos siempre es positivo,¿a que sí? :D

Besos a todos!

Carlos Dube dijo...

Gracias, era curiosidad ;). Un saludo.

bocadorada dijo...

A mi me gustán las legumbres pero no las digiero bien, creo que es por la piel. Eso sí, las rojas me van muy bien.

GloriaM dijo...

Es la primera vez que entro en tu blog,...y me ha gustado mucho.
Te entiendo con las legumbres, no me llama nada hacerlas ni comerlas aunque si me las dan y estan buenas me encantan.
Las lentejas estoy de acuerdo con lo de Spoom,
(soy habitual de secocina) se pueden hacer sin remojo las normales y en la olla quedan estupendas.
Probaré las rojas, hay que comer de todo.

pasta fresca dijo...

yo también odio las legumbres, no puedo con ellas. Las lentejas rojas tienen su pase pero yo siempre encuentro algo más interesante para cocinar, mira! De todas formas felicidades por el plato, tiene su qué.

Lo de la terapia de las verduras de Se.cocina me encanta, oye. La verdad es que hay que felicitaros a las dos por vuestros blogs!!! Adelante, chicas ;)

Lila Ortega dijo...

uy! gracias por el dato de la calle Balmes... nunca me había fijado, increíble no?
La receta se ve genial y adoro las lentejas rojas así que doble placer, siempre pensé que se rompían por un error mío /fuego muy alto, mucho caldo/ pero como me saben tan bien las sigo haciendo jajaja ahora en tu linda foto me doy cuenta que son así jajaja
Besos

Cariño dijo...

Nunca pongo en remojo las lentejas, les doy un hervor y ya está, salen muy buenas. Enhorabuena por el blog, Garbanzita. Un saludiño.

Garbancita ® dijo...

Bocadorada, ya leí en tu blog que estas te sentaban bien. Cuando sepa de alguien que tenga cierta intolerancia a las legumbres, se lo comentaré ;)

GloriaM bienvenida! Os tengo que hacer caso con las lentejas sin remojo y en la olla. Pero creo que las seguiré haciendo con curry, o con algún otro ingrediente poco convencional. Creo que lo qué más rechazo me da de las legumbres, son esas recetas tan tradicionales y estáticas. En consecuencia, propongo un nuevo renacimiento de las legumbres al amparo del jengibre, la soja y la pimienta malagueta!

Pasta fresca, he pensado que podríamos hacer una plataforma de damnificados por las verduras y las legumbres. Nos pondríamos una chapa donde diga “Yo también odiaba la verdura” :D

Lila bonita, ¿cómo que no conoces la tienda asiática de la calle Balmes? Pues no sabes bien lo que te has estado perdiendo. Venden verdura fresca: lemon grass, pack choi, galangal, pimienta fresca… Además de todo tipo de ingredientes de las cocinas china, japonesa, thailandesa, vietnamita… Te aseguro que te vas a volver loca.

Ah! Se me olvidó comentarlo en el post, lo bueno de estas lentejas es que no necesitan remojo, porque no tienen piel. Pero eso se vuelve un inconveniente, ya que después de cocinadas se rompen mucho. Por eso muchas de las recetas con este ingrediente, son sopas, cremas o purés.

Cariño, si no se ponen en remojo ¿hay que cocinarlas más rato? ¿no usas la olla rápida, en una cazuela normal? Gracias por tu visita ;)

Besos a todos!!

Javi Recetas dijo...

Guau!!! te han quedado de lujo estas cebollas. Es un acompañamiento genial para una buena receta de navidad.

Un saludo cocinera.

Doña Col dijo...

A mi siempre me han dado un cierto noseque las lentejas... y desde pequeña las aborrezco con fervor...
Supongo que es por la intolerancia gaseosa que me producen y los cólicos gaseosos que éstas general (creo que esta información sobraba jajaja). Pero hay que comerlas que son sanísimas y desde que lo leí hace bastante en el blog de bocadorada (por ahí arriba andaba así que aprovecho para saludar) siempre tengo un paquetito de estas lentejas en casa.

Garbancita ® dijo...

Si, yo también tenía esa referencia de Bocadorada. Yo creo que lo mío es una manía cromática (vamos una chorrada como un piano), pero las lentejas rojas me parecen monas, apetecibles... las otras son como cagadillas de hamster... Si, es cierto. Este comentario no es nada gourmet :P

Gracias Javi ;)

Verduras - Guia de Verduras dijo...

Me pregunto que tal saldra con un poco de vinagre tinto encima.. hmmm..

Buy viagra dijo...

Esta manera en que haces las lentejas me fascina y lo que más me gusta es que podría servir para mi bebé que apenas está empezando a comer verduritasm lo que haría es echarle menos curry rojo para que no le caiga mal para el estómago, el caldo vegetal si lo echaría porque tiene muchas proteínas.