lunes, agosto 02, 2010

Alucina, vecina!

Merluza bioluminiscente
¿Habéis visto alguna vez una merluza brillar en la oscuridad? Pues hasta el pasado domingo, yo tampoco! Atentos al Gastro-Expediente X que hemos vivido este fin de semana:

Celebración familiar en casa de mis padres en Hendaia. Mi hermano se levanta el domingo muy temprano y con la casa totalmente a oscuras, abre el frigorífico para sacar la leche para el desayuno. La luz interior está fundida o averiada, por lo que el interior de la nevera está sumido en tinieblas… excepto por una resplandeciente luz azul en el centro de la balda superior. Después del oportuno frotamiento de ojos, para ver si la alucinación remite, mi hermano sigue viendo la inquietante fosforescencia.

Es entonces cuando me avisa para que vaya a ver tan sospechoso fenómeno: “Cristina, ven la merluza brilla en la oscuridad”. Después del “Tú estás flipao!” de turno, me acerco a la nevera, mi hermano apaga las luces… y tachan! Veo un tupper repleto de rodajas de merluza retroiluminadas con una bonita luz azul. Unos minutos después toda la familia estábamos mirando al pescado con cara de auténticos merluzos.

Después de todo el fin de semana sin conexión a Internet para poder averiguar la explicación a tan extraño incidente, hemos podido descubrir gracias a los amigos de
Facebook que este “milagro” se debe a un fenómeno llamado bioluminiscencia. Por lo visto esta simpática merluza del cantábrico, antes de ser pescada mediante la técnica del anzuelo, se puso morada de fitoplancton luminiscente, motivo por el que acabo por este look tan techno. Este tipo de hechos debe de ser más normal de lo que se piensa, y posiblemente nos pase desapercibido porque en circunstancias normales siempre hay una fuente de luz que lo anula. Aunque parece ser que la merluza es totalmente comestible, mi padre fue el único valiente que se animó a probarla.

Existe documentación de otro tipo de seres marinos con capacidad de “brillar por si mismos”:

6 comentarios:

starbase dijo...

UAU!! Me encanta la entrada y además con esa cercanía de que te haya pasado a tí: bloggerismo verité!!

Carlos Dube dijo...

Lo de la bioluminiscencia si lo sabía, pero no que le pasara a las merluzas!! ¡qué gracia!.

Divertido tu post.

Oye, ¿¿¡qué se te ve poco aquí!??. Espero que sólo sea por motivos de tiempo, porque ya estábamos preocupados :(.

Un saludo.

Garbancita ® dijo...

A partir de ahora voy a mirar todo el pescado salvaje que coma para ver si brilla :D

Carlos, últimamente he estado un poco liada y no veía el momento de actualizar el blog. A ver si lo retomo y actualizo más amenudo.
Siento preocuparos, cuando así buscame en FB ;)

Besos!

Mª Ángeles dijo...

No conocía este fenómeno, pero ha debido ser muy interesante que te haya pasado a tí, y lo hayas vivido de cerca.
Ya sabemos hoy algo más antes de acostarnos. voy a indagar más sobre este fenómeno, es muy curioso.
Seguro que la merluza estaba buena, y tu padre supo aprovecharla bien.
me ha gustado mucho cómo nos lo has contado.

Chary Serrano dijo...

Hace muchos años, compré unas bacaladillas pero no se que pasó que no pude ponerlas en dos dias, por lo que no me daban buen olor y las tiré.
Después entré en la cocina sin encender la luz y fuí a echar al cubo algo, cuando las vi brillar con una luz azulada.
Pensé... por eso lo llamarán pescado azul, y me quedé tan tranquila.
Ahora me entero de la bioluminiscencia.
Que curioso.

Eugenio Marcos dijo...

Que fuerte!!estaba viendo la tele y comiendo gambas y habia una peli y por el cambio de luz vi que brillaba algo en una gamba despues de flipar y de revisar la gamba lo vuelvo a ver. Apague la luz y la tele y alli estaban las gambas y sus cascaras brillando en la oscuridad. Me las deje de comer por si acaso pero estuve un buen rato flipando