viernes, septiembre 29, 2006

Aceite de Avellanas

Reconozco que es casi una obsesión la que tengo por comprar los ingredientes más raros y sofisticados que pueda encontrar. Tengo prácticamente de todo y de todo tipo de procedencias. Muchas veces compro de forma impulsiva (y compulsiva), simplemente porque no tengo ese artículo y quizás puede que ni lo use, ¡pero necesito tenerlo! Siempre me busco pretextos para justificarme, como que si no tengo ese ingrediente, difícil me será elaborar no se que determinada receta. En fin, que estoy a escasos centímetros de tener un síndrome de Diógenes culinario como la copa de un pino. Tengo aproximadamente 15 tipos diferentes de sal y ahora me ha dado la fiebre con los aceites. Muchos de ellos a pesar de ser comestibles, por problemas de importación vienen catalogados como aceites de masajes. Así que siguiendo la filosofía de este blog, los probaré y os contaré que tal.

Este aceite de avellanas lo adquirí recientemente en un supermercado francés, en
Champion, y además es un producto blanco del propio establecimiento. No recuerdo exactamente que me costo, pero no resultaba caro, alrededor de 3€. Este aceite es muy usado a nivel cosmético, pero también recomendado para consumir con ensaladas, quesos, aves y pescados. Tiene un aroma espectacular e intenso, que a mi personalmente me evoca a los bombones Ferrero. Puede ser muy interesante para utilizar en pastelería, pero yo soy de sal y vinagre, así que de momento lo usaré en platos salados. Lo podéis adquirir en farmacias. Y aunque os digan que su uso es externo, se puede tomar sin problemas. También tenéis la opción de hacer el aceite de avellanas en casa, con esta receta.

De momento lo único que he hecho con él, ha sido una vinagreta con café y tengo pensada una receta con pollo. Me encantaría que me contaseis que recetas conocéis o se os ocurren con ese aceite.

Vinagreta de café y avellanas

Ingredientes

Aceite de girasol
Aceite de avellanas
1 Cda de Nescafé descafeinado
1 Cda de azúcar
Vinagre de módena
Agua
* Cucharadas pequeñas

Preparación

Poner en un bol la cucharada de café y la de azúcar. Añadir 4 o 5 cucharadas de vinagre de módena y 2 o 3 de agua. Revolver hasta disolver perfectamente el café y el azúcar. Añadir los aceites, en una proporción de 3 partes de girasol por una de avellana (ya que es un aceite muy penetrante, lo rebajamos). Revolver bien la mezcla y dejar reposar unas horas.

Lo usé para aliñar unas láminas de
salmón marinado y dio muy buen resultado. Los aromas van apareciendo en la boca y escalando por la nariz de uno en uno, de manera que se puede notar primero el café, la avellana y el vinagre después. A esta misma vinagreta se le puede cambiar el aceite de avellanas por agua de azahar, no tiene nada que ver, pero el resultado es espectacular.

8 comentarios:

Doña Col dijo...

Para el día de reyes fuimos a comer a casa de unos amigos y como son detallistas en exceso, regalaron a cada pareja de los presentes, una botellita de aceite con diferentes especias, elaborado por ellos. Compraron aceite de oliva del güeno en una almazara y lo envasaron con romero (a nosotros nos toco esa botella), tomillo y creo que estragón. Todas las especias eran silvestres pilladas del monte. Lo guardaron unos 6 meses y así nos lo regalaron muy majete con una etiqueta y unas flores secas adornando la botella.
La verdad es que no sabemos si usarlo o ponerlo como adorno... jejeje

Doña Col dijo...

Por cierto, se me ocurre una rayada mil...
Decias que el aroma te recuerda a los bombones ferrero...
¿qué tal una ensalada al ferrero roché?
Podría ser una ensalada a base de diferentes lechugas, picadillo de avellanas y aliñada con algún tipo de salsa de cacao hecha a partir del aceite de avellanas...
Puede ser una guarrada, pero oye, ese es el espíritu de la I+I+D+D (no me repito como el ajo, he duplicado para añadir la innovación, investigación, diseño y desarrollo... repollo que es una)
jejeje

Boca Dorada dijo...

Hablando de avellanas, me están entrando unas ganas locas de comer avellanas.

Roberto dijo...

A mi me pasa igual de que veo y me dan ganas por comprar, pero ya se me quito la costumbre porque luego tengo de todo menos lo que debí haber comprado. Justo ahora tengo como 7 kilos de harina de diversos tipos, pero yo me inclino mas a la repostería.

Pachi dijo...

Yo me apunto a ese sindrome de tener que comprar las cosas mas raras.Reconozco que luego las sueltas en un menu con el que obsequiar a unos amigos y las caras de sorpresa compensan tener la despensa llena de de curiosidades.

Eso si, reconozco que un aceite que te dicen que es de uso externo ....bufff, me costaria un poco probarlo!!!

Garbancita ® dijo...

Quizás esa sugerencia Doña Col la podíamos orientar hacia un magret de pato o incluso pollo, que es un poco la idea que yo tenia.

Roberto eso de las harinas me suena, no sé si lo que tengo son 7 kilos o algo menos, pero un amigo panadero me trajo hace poco harinas de diferentes tipos y en caso de ataque nuclear puedo sobrevivir varios años con lo que tengo en la despensa.

Patxi, el uso externo de los aceites es una posibilidad de uso. Este de avellanas esta comprado en la sección de aceites de un supermercado y es para ingerir. Hay otros aceites, que son los que he tenido que investigar, en los que ponía que su uso es exclusivamente cosmético. Pero la mirar a través de internet en los sites de las respectivas marcas de estos aceites, indicaban que por motivos burocráticos no podían conseguir la licencia para importarlo como producto alimenticio. ¿Sabes que me ha dado la pista definitiva para consumirlos? Ver el aceite de mostaza que tengo en casa (y que es para el pelo ¿?) en el libro de El Bulli 2005 y saber que Adriá lo usa. Así que yo no voy a quedarme manca. Lo único que estos aceites hay que usarlos en pequeñas dosis, porque son bastante fuertes.

Anónimo dijo...

Este fin de semana pensando sobre tu aceite, llegue a la misma conclusión que tú, una salsa de ese tipo combina mejor con una carne blanca.
En cuanto al uso de acites digamos "corporales"... ¿qué puede pasarte? ¿que te den unas ralladas intestinales y luego tengas caquita? Mira a Coronado, ahí sige...Jejeje
Hombre, informándote antes, no hay problema digo yo ¿no?

Garbancita ® dijo...

Que sepáis que la ingesta de los aceites, la tengo tutelada por unos amigos farmacéuticos.

Os prometo que si con alguno acabo cagando al nivel del átomo, lo contaré y desaconsejaré su consumo.

:D

Que tengas un buen día Doña Col ;)