martes, diciembre 05, 2006

Crema fría de pimientos

Ya he comentado alguna vez que pertenezco a ese grupo de treintañeros ortodonciados a los que, como no nos sacaron la pasta de pequeños, nos la sacan de mayores colocándonos aparatos que en su día no encesitábamos, pero que extrañamente ahora, en la década del consumismo desatado, nos resulta vital. Así que nada, ya llevo invertidos dos años en esta locura. Mi consejo a día de hoy es, que si os recomiendan un tratamiento de ortodoncia, lo valoréis mucho antes de tomar la decisión final. En mi caso he tenido problemas articulares y óseos en la mandíbula a raíz de la ortodoncia y la solución ha sido, por un lado terapia continuada con un fisioterapeuta (si, si, masajes de mandíbula y cráneo! lo nunca visto!), además de injertarme unos tornillitos muy monos en las encías (a modo de piercing macabro), que valen la friolera de 500€ cada uno! y llevo un total de cuatro. Así que nada, cada día estoy mas cerca de ser la mujer bionica.

Una vez cada 20 o 30 días toca visitar al doctor "ortodonciador" a que ajuste toda la cacharrería que tengo instalada y normalmente esos cambios producen algunos dolores y molestias durante los días siguientes. Reconozco que no he sufrido muchos dolores (o que soy una campeona), pero esos dos o tres días después del reajuste me suele costar bastante comer, a veces incluso es imposible hacerlo. Así que me he vuelto previsora y el día antes me preparo cremas de diversos tipos para tener para comer algo que no necesite masticar en absoluto. Vichyssoise, salmorejo, crema de calabacín... las cremas me gustan muy finas y tomarlas frías, si tiene cuerpo de puré o se sirve en caliente me desagrada la textura. Ahora he incorporado al recetario de cremas, una fantástica de pimientos rojos, que en un momento dado se puede usar como salsa de guarnición para pastas y carnes. De un tiempo a esta parte, todas las cremas las hago usando yogurt en vez de nata y el resultado es delicioso. La acidez del yogurt desaparece durante la cocción y es una forma de hacer una crema menos grasa. Aunque en mi caso uso yogurt griego, así que dudo que sea menos calórico que la nata.



Ingredientes
400 Gr. pimientos asados
4 yogures griegos
500 ml caldo de verduras
4 ajos
Aceite
Brandy
Sal


PreparaciónCortar los pimientos en tiras y los ajos en laminas. En una cazuela con abundante aceite de oliva, freímos los ajos hasta dorarlos y añadimos las tiras de pimiento. Dejamos que se cocinen a fuego medio durante 10 o 15 minutos. Entonces se añade un buen chorro de brandy y dejamos que se evapore dos tercios del licor. En ese momento, se agregan los yogures y se remueve bien la mezcla. Le damos un ligero hervor al conjunto y añadimos el caldo ya caliente parar no para la cocción. Tapamos la cazuela y dejamos cocinando a fuego medio durante 20 min. Si veis que queda demasiado liquido, quitáis la tapa y dejáis que evapore parte del caldo. Una vez transcurrido ese tiempo, se retira del fuego y se deja enfriar, para depués pasarlo por la batidora hasta conseguir la textura de crema. Se prueba el punto de sal y se rectifica para que quede ligeramente salado. En ese punto yo le añado un buen chorro de aceite de oliva virgen, para que la crema tenga algo mas de cuerpo (y de grasa! porque no?).


Si se han utilizado pimientos bien limpios de semillas, no será necesario colar. Dejamos la crema en la nevera y la servimos bien fría con unas gotas de aceite al pimentón de la Vera y unos granos de sal roja de volcán de Hawai (si, soy el colmo de la discreción, me consta :D). En la foto, además he puesto unas láminas de parmesano y un poco de eneldo fresco.


Feliz puente chicos!

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Ummm....
Suena muy bien. Me la apunto y ya te cuento cuando la prepare.

Buen finde para tí tambien.

Musu haundia bat!

Papi

Anónimo dijo...

Oye, vaya foto bien hecha. No si lo que te digo, los profesionales al paro. Bueno esto ya es un hecho,que le vamos a hacer.

Te voy a copiar esa idea del yogur. Yo lo uso con curries y es verdad, no da acidez.

Besos, guapa, y ánimo con la piñata, hija, qué dineral.

Garbancita ® dijo...

Marisa no sabes la ilusión que me hace que me felicites por la foto!! La verdad que hasta hace bien poco mis fotos eran una patata. Ahora estoy en una fase obsesiva con la fotografía (que siempre me había importado un pito, más o menos). Aunque no te creas, para publicar esa foto, dispare como diez veces y seleccione la mejor.

De todas formas, no temais los fotografos por mi intrusismo profesional. Me interesa más fotografiar sardinas, que personas ;)

Ya me contareis que tal la crema.

Muxus "politos" :D

Anónimo dijo...

Vaya pinta güena... Mi fase ortodonciada fue en la infancia-adolescencia... (llevé 'paratos unos cuantos años) y cada vez que me los tocaban era horrible... (mi dentista lucho por no quitarme piezas y yo lo pague con dolores)... así que me harte de comer helados que era lo único capaz de ingerir en los dos dias posteriores a cada visita...
Muchos ánimos maja, que luego se te quedan unos piños estupendos... y los labios ni te cuento... morrones...

BocaDorada dijo...

La foto me encanta y la receta también claro. Otra más para las próximas semanas...

Anónimo dijo...

rico!!!! me gusta tanto la preparacion como la foto!!! eso!!!