martes, marzo 26, 2013

Restaurant Suculent - Barcelona

La decoración del local ha recuperado parte del mobiliario de la antigua bodega, dándole un aspecto muy castizo y genuino
Todos mis conocimientos sobre el Barrio Chino de Barcelona fueron adquiridos en su día siguiendo las andanzas de “Maki Navaja” en El jueves. Putas, vividores, chorizos, yonkis, travestis, lugareños e inmigrantes, y su dosis correspondiente de pasma…

Con la inspiración que Ivà me transmitió en su día, es como me he imaginado que sería la antigua Bodega del Raval, ahora transformada en casa de comidas. Suculent sigue manteniendo ese aire canalla que el local tuvo en su día, pero su cocina son palabras mayores.
Desde su terraza se pueden adquirir los productos de la freiduría; patatas fritas, molletes y patatas bravas, que no son sino diminutas patatas enteras con su piel que se sirven en un cucurucho, al más puro estilo take away de toda la vida
Considerado como uno de los restaurantes revelación de 2012, su gastronomía se basa en platos tradicionales de la cocina catalana y mediterránea, donde la cuchara tiene especial protagonismo, junto a una cuidada selección de producto de temporada. Untar es una disciplina obligatoria, te lo ponen fácil con el pan del horno Sant Josep y las abundantes salsas de sus guisotes.
Las pizarras de toda la vida exhiben la carta de Suculent
El encanto de la vajilla retro, los sabores profundos y sabrosos, el ambiente de barrio y la singularidad de su historia, hacen que Suculent tenga un aura diferente. Característica que se multiplica geométricamente cuando los domingos se puede disfrutar en su diminuta balconada interior de flamenco en vivo. Podéis ver un ejemplo aquí:

El carisma personal lo pone Chema, el encantador director de sala, que con su vanguardista estética te sorprende relatando su recorrido profesional en su natal Puerto de Santa María cuando tenía 8 años. En la cocina un jovencísimo Antonio Romero, que ha sabido aprovechar el recorrido por grandes fogones para encontrar su propia identidad.
La sala no es muy grande, pero la barra está habilitada para poder comer en ella
Mientras me relamía con el desfile de platos y escuchaba de fondo “La leyenda del tiempo” de Camarón, imaginaba que estaba en el Bar Pirata y que en cualquier momento entrarían el Maki, el Popi y el Moromierda…
El aspecto de la sala es totalmente rústico. La madera, la vajilla de loza, los cubiertos con empuñadura antigua… recrean un ambiente que te hace viajar en el tiempo
Chema se ofrece para mostrarnos la cocina…
Pero antes de llegar, hace una extraordinaria maniobra que nos deja perplejos…
Sorpresa!! Una puerta secreta en la pared la cocina donde se dispone la vajilla, sirve para acceder a “La trastienda”. Un ingenioso speak easy del que no voy a daros más información que su capacidad; 12 personas. Si queréis saber algo más sobre este comedor privado y secreto, tendréis que llamar para reservar y poder vivirlo
El menú escogido para disfrutar de la cocina deSuculent - Restaurant, fue el conocido como “El pucherito, el puchero, el pucherazo”. Un recorrido por la parte más seria de la gastronomía de este singular restaurante
Parte del material restaurado de la antigua Bodegal del Raval, son los marcos de las cámaras convertidos en ingeniosos marcos en los que luce la caprichosa vajilla retro de Suculent
Lomito de caballa en escabeche de zanahoria
Croquetas cremosas de rabo
[Cremoso y rabo es como Goma2 semántica]
Ceviche de gambetas con aguacate, cilantro y cebolla fresca
Alcachofas confitadas con cecina, molleja y mayonesa trufada. Con trufa de Todolella (Castellón)
Toda la vajilla que utilizan en Suculent - Restaurant es de tipo tradicional y con una intencionalidad retro
Cap i pota gelatinosa, pringosa, espesa, sabrosa... rediez!
Garbanzos, morros y pata de ternera, piñones y pasas.
Bacalao con caracoles
Rabo de ternera vieja con crema boniato trufado y pecorino. Tremendo!
Nuestro tocinillo de cielo con vainilla y nata al ron
Pastel de queso brie con gelatina de moscatel 
Pastel de chocolate con avellanas y mandarina
Antonio Romero un tío feliz y satisfecho de su trabajo... y razones no le faltan para estar orgulloso! Nominado como mejor restaurante revelación en Madrid Fusión y nominado a Mejor Cocinero en el Fòrum Gastronòmic de Girona
Suculent – Casa de comidas
Rambla Raval 43
Barcelona
93 443 65 79