martes, abril 23, 2013

Ruta de las mejilloneras – Sant Carles de la Ràpita

Es curioso como para referirnos a la cría de mejillones y ostras se use el término cultivo, y es que el método utilizado tiene mucho que ver con la siembra agrícola. La Ruta de les muscleres en Sant Carles de la Ràpita (Tarragona), es una divertida y sabrosa forma de conocer el modo en el que en la Bahía de los Alfaques, al sur del Delta del Ebro, cultivan estos bivalvos.
La actividad arranca en una embarcación denominada golondrina, desde donde se parte en dirección a las mejilloneras, donde se encuentra la Caseta del Parrillo. Una construcción edificada sobre las bateas en donde cuelgan infinitas cuerdas cuajadas de mejillones y ostras, que pacientemente se van alimentando con los ricos sedimentos del Delta del Ebro. 
Rodeados de agua y cientos estructuras de madera, denominadas bateas, mejilloneras o muscleras, Agustí Bertomeu explica cómo el agua dulce y el fitoplancton del Delta del Ebro hacen que estos mejillones y ostras tengan un sabor diferente y característico, además de una textura más definida y consistente
Y como el movimiento se demuestra andando, qué mejor que una degustación in situ de estos productos. Sacadas directamente del mar, las ostras se abren y se sirven acompañadas de una copa de cava. Perderse en lo profundo de su sabor mientras la vista se funde en el curioso color verde del mar en esta zona, es una experiencia gastronómica sublime. Los mejillones se sirven preparados al vapor, dejando que sus propios jugos se mezclen con el sabor del limón y del ajo.
Tuvimos la oportunidad de probar una curiosa innovación del propio Agustí, las ostras en conserva, preparadas al natural o ahumadas. Aunque en un principio me resultó una brillante idea, la ostra en este formato recuerda excesivamente el sabor del mejillón de lata, y creo que no le hace justicia al producto. 
El cultivo de la ostra, denominada rizada del Delta, consiste en disponer a lo largo de una cuerda tres semillas de ostra (apenas miden un centímetro cuando llegan procedentes de Arcachón, y se “plantan” cuando tienen 3 o 4 cm), pegadas con un cemento especial que las mantendrá amarradas y colgadas bocabajo durante aproximadamente 1 año. 
A pesar de que la producción de mejillón de esta zona se queda exclusivamente en Cataluña y Valencia, unos 3 millones de kilos al año, la ostra vuelve prácticamente en su totalidad al su lugar de origen, donde es mucho más valorada que aquí, donde la costumbre de comer ostras no está tan extendida como en Francia.
Una vez recolectados los mejillones, recorren un pequeño tramo de mar hasta llegar a las naves donde se realiza su lavado, calibrado y selección, para finalmente ser distribuidos con toda su frescura y genuino sabor.

Si estáis interesados en disfrutar de esta didáctica y gastronómica actividad, aquí podéis encontrar toda la información sobre las diferentes modalidades de excursión y su precio. Además se pueden comprar ostras en la propia batea, sacadas directamente del mar.  

Ruta de las mejilloneas (con tu propia embarcación) – 15€

5 comentarios:

Danza Fogones dijo...

Preciosas las fotos, quién pudiera estar ahí!

Romescaire dijo...

Muy recomendable la visita! Yo hice el año pasado la del atún de l'Ampolla en catamaràn con mi family.

john barbera miro dijo...

Avui amb viatjers excepcionals. La cosa ha anat de tal manera que he sortit enlluernat. Moltes gracies.

Estació Nàutica Sant Carles de la Ràpita dijo...

Hola, la web que consta ya no está operativa, se puede realizar la reserva aquí, no sé si lo podrían cambiar en la web.

Muchas Gracias!

Jordi López
Coordinador Estación Náutica
Sant Carles de la Ràpita

Estació Nàutica Sant Carles de la Ràpita dijo...

No ha funcionado el link ;)

http://www.enlarapita.com/es/que-hacer.html/rutas-por-la-bahia-de-los-alfaques.html/ruta-de-las-mejilloneras.html

Saludos!!