miércoles, septiembre 23, 2015

Koku Avenida - Pamplona

Siempre he hablado maravillas de Koku Sushi, tanto por la calidad de su comida (excelente en relación con el precio) como por su meteórico posicionamiento gastronómico en una ciudad como Pamplona. Lo cierto es que lo tenían todo... o casi todo. Su gran éxito les había dejado pequeño el local; los clientes reclamaban mucho mas de lo que podían absorber las cinco mesas del local, y la plantilla, que había aumentado para poder atender a tantos los comensales y pedidos, ya no daba a basto en la diminuta cocina. 

Y para que nos vamos a engañar, aunque fuésemos devotos admiradores del sushi de Yike, tener que cruzar la ciudad rumbo al quinto pino era un inconveniente, que sin penalizar, molestaba un poco.
Sorprendente y acertada decoración para un restaurante asiático. Se destierran los clichés para apostar por la sutileza con colores fríos que, junto a la madera, crean esa curiosa calidez nórdica. 

Un espacio abierto y muy luminoso, cuajado de grandes ventanales con vistas a la Avenida Zaragoza. Situado en un primer piso, permite una visión interesante de la ciudad, alejada del ruido y estrés, pero siendo a la vez un observatorio íntimo y privilegiado de lo que sucede en la calle. Una curiosa sensación, la de ver y no ser visto…
Cuento todo esto en pasado porque, desde hace algo más de una semana, Koku se ha mudado a un local mucho más amplio, luminoso y bonito. Una ubicación un tanto singular, en la entreplanta de un hotel (con el que no guarda relación comercial), desde el que se puede observar la cuidad y saborear las novedades que se han incorporado a la carta de Koku.
La nueva carta de Koku sushi incorpora interesantes novedades. Algunos de los platos los podéis ver en este álbum. Otros, como el pollo al sake, el pato laqueado con tortas de huevo o la lubina al vapor sobre emulsión de soja, los dejo para la siguiente visita.
Makisushi de foie caramelizado y cangrejo real 
Makisushi de foie caramelizado y cangrejo real, posando de frente...
Arroz frito a los cinco aromas envuelto en hoja de loto
Solomillo de vaca al wok con brócoli 
Si no conoces Koku, también te interesa ver este post

Koku sushi
Ávida Zaragoza 5
Pamplona 
948 18 58 36

6 comentarios:

Robín dijo...

Me gusta el contrate del color del último plato así como su frugalidad; la cocina puede ser un bel arte; un vínculo de comunicación; soy moreno natural..

Robín dijo...

Me sorprende la calidad de las fotografías. ¿ El secreto está en la cámara o en la fotógrafa ?

Garbancita ® dijo...

Pues te vas a sorprender Robín pero las fotos son de iPad, de un modelo que tiene ya dos años... La tableta hace lo que puede, yo pongo de mi parte y con unas gotitas de Snapseed quedan unas fotos bastante aparentes. El secreto radica en tener buena luz ;)

Oye, lo de ser moreno natural y adornarlo con logaritmos y ecuaciones queda fetén... lo mismo te copio la estrategia :D

Robín dijo...

Thanks for your nice answer;

Pues yo tengo una Nikon baratísima no reflex de sólo 75 €. Y he de reconocer que mis fotos no llegan a la calidad de las tuyas; no miento y aquí va la prueba.Tengo que retocarlas con el software que proporciana el fabricante de la cámara, para obtener resultados apenas vistosos :

http://www.mendikat.net/foto.php?numero=0291&imagen=51#foto

Intento por otra parte ser feliz a pesar de ser pobre, tener vetado entre otras cosas la felicidad, a ratos , de los restaurantes. Procuro, en cambio, comer bien -que no caro- en casa;

Robín dijo...

Soy pobre pero solidario, Littlechickpea; el aceite de oliva virgen extra que utilizo en la cocina suele, si no es Andaluz, ser noble y Navarro; unidos, juntos y emprendiendo todos..

Maria Ricota dijo...

Que buena pinta tiene todo! las fotos molan :)