lunes, enero 15, 2007

Compras galas

En mi ciudad siempre hemos sido un poco nómadas para eso de las compras. Hay mucha costumbre de ir a comprar trapos a Donosti o Vitoria (aunque ya venden lo mismo en todos lados). Pero, donde se ha peregrinado de siempre, es al otro lado de la frontera. Primero a ver tetas, después a por vaqueros de marca y chocolates y ahora ya, por puro vicio consumista. Mi familia tiene su segunda residencia en Hendaia y siempre que voy de visita acabo en algún supermercado comprando diosabequé que todavía no tengo. Admito que me provoca una fascinación que no soy capaz de controlar y acabo con un motón de productos que no conozco y con la satisfacción de haber descubierto la cuadratura del circulo. Aquí va una lista ilustrada de la última compra:

-
Sal de Guérande con algas. Para ir completando esa colección de sales que ya no me dará tiempo de consumir en vida. Una sal divertida, con un profundo sabor marino, recomendada para sopas y mariscos.

- Pates de frutas. Son algo así como el dulce de membrillo pero de pera, albaricoque, frambuesa, cereza y mora. Durante las navidades había cantidades industriales en todos los súper, imagino que será un dulce típico de las fiestas. Aquí tenéis la receta para hacerlo en casa.

- Salsifis. Los probé recientemente en el Restaurante Abac, de Xavier Pellicer y al verlos en la estantería, les dije “nenes, conmigo a casa!”. Todavía no los he probado y no sé como voy a cocinarlos.

- Pringles Gourmet sabor gamba-tigre al toque de ajo. Bueno, vale, de acuerdo…

- Aceite de sésamo y Aceite de cacahuete de Las Landas. Aquí me la metieron doblada, los aceites estaban rancios. Si pasa por aquí algún especialista del tema, que nos cuente que tipo de envase deberían llevar estos aceites para que lleguen al consumidor en perfecto estado.

- Piña deshidratada y azucarada. Tipo a las frutas de Aragón pero algo menos empalagosas. Las usé para hacer un bizcocho de chocolate, que misteriosamente sabia a ron…

- Vinagre balsámico rosado. Este lo compré en un Lild francés, donde tienen además del balsámico negro y blanco, este otro rosado que viene a terminar la trilogía de la trola que supone la comercialización de estos vinagres. Totalmente prescindible.

- Fondants de chocolate con crema inglesa. Para ser un postre industrial no estaba nada mal y la presentación está muy cuidada.

- Sirope de caramelo y Sirope de regaliz con limón. Lo más interesante de toda la cesta de la compra. Increíbles para añadir unas gotas a infusiones, a la leche calentita, además del uso habitual como refresco. Aunque mucho más fascinante es su uso para la elaboración de gelatinas. No lo encontré pero hay un sirope de violetas y de regaliz existen variantes con menta y cola.

10 comentarios:

BocaDorada dijo...

Jeje, yo también tengo esa experiencia. Menos mal que no suelo ir sola y mis acompañantes me miran con cara rara cada vez que agarro algo con las manos. Vamos, que me frenan. Yo recuerdo cuando era pequeña y descubrí los hipermercados y centros comerciales. Recuerdo haber pasado por el hipermercado, por las cadenas textiles, por las de material deportivo…y por supuesto haber comprado. Mis padres nos contaban que pasaban la frontera para ir al cine y comprar libros.

jill dijo...

Garbancita, qué gran blog!!

cuéntanos qué haces con todos esos ingredientes y ya tenemos un motivo para ir a la france...

Mercotte dijo...

Hihi j'utilise aussi ces sirops à tous les parfums, ils sont fabriquées ici à Chambéry où j'habite !!

Doña Col dijo...

Pringles Gourmet!!! lo que???
Alaaaaa yo quiero de esas...
Lo de los siropes es algo típico en mi casa. Hasta ahora se los encargábamos a unos familiares de una de mis tias que viven en Pau pero hace un par de veranos los encontramos en el supermercado donde compramos cuando vamos de vacaciones a Alcocebre... Mis padres arramplaron con media estantería, de modo que siempre tenemos sirope de menta fresquito en la nevera... De hecho cada vez que abro la nevera y me dice "quiero ser esfera" Así que un dia de estos haré esferificaciones de menta con agar que encontramos en el corte inglés...

gemma dijo...

Cómo me he reído! Yo voy de viaje y los souvenirs que me traigo siempre son del super :-)

Pachi dijo...

Te has dao unos cuantos caprichines!! :)Desde luego, si nos dejaran pasta y sitio donde guardar todo lo que nos gustaria tener en la cocina...Podia ser el premio de un concurso!! :)

virgen dijo...

¿a qué le echais los siropes? ¿con qué se mezcla para usarlos como refresco? Ardo en deseos de saber qué hacer con los que tengo, aparte de echárselos a la nata montada... Mil gracias.

Garbancita ® dijo...

Ave María Purísma Virgen!
Lo de los siropes es cuestión de imaginación, yo uso uno de limón para echarle un chorrito a la cerveza. También sirve para cockteles y combinados. Y si lo quieres usar de refresco, suele ser en una proporción de 1 de sirope por 7 de agua (aunque siempre es interesante mirar la proporción en el etiquetado).

Bienvenu Mercotte! Merci beaucoup pour ta recette fantastique :)

Jill el primer viaje a Francia dedicalo al universo de los quesos y te faltará tiempo. Después está la galaxia de las aguas minerales con sabores, de las que tienen miles diferentes...

Estando tan cerca, ¿porque son tan distintos sus productos y tardan tanto en llegar a nuesras tiendas? Somos los europeos paletos de la peli... está claro :P

Doña Col dijo...

no creo que seamos los paletos... pese a ser europeos tenemos culturas completamente diferentes, lo que incluye la gastronomía... Cuando vienen de fuera a España, flipan con la cantidad de vinos que tenemos, la cantidad de embutidos curados, verduras, frutas... y que decir cuando se sientan a comer... ingieren cantidades impresionantes de paella, tortilla de patata, pescaito frito... ¿No crees que ellos se preguntarán que por qué no pueden disfrutar de lo mismo?...
Hay que valorarnos más, coño, que si no lo hacemos nosotros quien lo va ha hacer...

Francisco Miranda dijo...

Me ha encantado este post.Precisamente en mi blog dedico artículos a los buenos productos de supermercado. También voy mucho a Francia y me paso horas en los hipermercados acumulando alimentos que traer para Asturias.Algunos de los que mencionas ya lo conocía, porque me encanta ir de apartamento para cocinar lo que encuentro en las tiendas. Lo gracioso es que ahora ya se encuentran foies de calidad en Alcampo a precios suaves y la queso tipo raclette a menos de cuatro euros.
Un saludo desde http://www.todohosteleria.blogspot.com